Blog

Un día cualquiera de estos que se hacen llamar festivos por la mañana, nos disponemos con total alegría por la falta de horarios y de obligaciones, a salir de paseo con nuestro perrete. Ahhhh… respiras el aire fresco de la mañana si es invierno o te embobas con los colores que refleja el sol si es verano…¡Perfecto! A lo mejor quedas con alguien para ir a tomar algo, o para ir juntos a pasear o sencillamente vas tu solo porque te apetece despejarte.

Sea como fuere, coges el arnés o el collar, se lo pones a Jimmy, Noa, Laika, Toby o el nombre que tenga nuestro amiguete y para allá que vamos. Estamos contentos, relajados… Pero en algún momento del paseo, la cosa empieza a torcerse.

¿Y que es lo que hace que la cosa se tuerza? Pues diferentes elementos que se cruzan en tu camino que hacen que poco a poco la cosa se vaya volviendo, cuando se cruzan diferentes de estos elementos en un mismo paseo, hasta esperpéntica.

Aquí vamos a identificar aquello que yo llamo “elementos perturbadores del paseo”, aquellas cosas que, no sabes porque, pero parece que estén allí para joderte el momento… porque empiezas de buen humor, tranquilo… y hay veces que llegas a casa estresado y de mala leche… ¿Qué ha pasado en entre ese momento inicial y el final?

En todo este tiempo he podido diferenciar tres grupos de elementos:

  • Elemento humano: Todos aquellos seres (humanos) que por extrañas circunstancias de la vida, se sienten vacíos o de mala leche con el mundo o están llenos de miedos e inseguridades y lo pagan con cualquiera… un perro es un blanco fácil y como somos (como todos sabeis) taaaan incívicos, para allá que van. Estoy segura que hay algunos de ellos que incluso van a la búsqueda y captura del dueño con su perro, haciendo ruta para buscar bronca o lo que ellos creen que es “hacer justicia” (algunos podrían llevar un peto de color fosforito para que hicieran de guardia urbana alternativa, sector civismo, jejeje).
  • Elemento Arquitectónico: Bueno, el Ayuntamiento ya sabemos que hace las cosas cuando las cree necesarias y donde cree que se deben hacer… aquí no me centraré tanto en el tema de los pipi-cans (que ya toco en las rutas) sino en cosas puestas por allí que molestan a la hora de pasear porque… están allí en medio… La mayoría de veces no sirven para nada y otras son sencillamente exageradas.
  • Otros elementos: Aquí están el resto de cosas que ni son una cosa ni la otra de los otros dos grupos anteriores, así que, he tenido que ponerlos a parte porque yo lo valgo… jejeje…

Iré ampliando las listas cada semana con alguno de los elementos o varios y estoy segura de que os veréis identificados en más de una ocasión con lo que os voy explicando.
Espero que os divirtáis para sacarle hierro al asunto y que al menos sonriáis con cada uno de los elementos con los que tenemos que lidiar. Porque a nosotros también nos tocan las narices sin comerlo ni beberlo.

¿Qué elemento encontráis vosotros en vuestras rutas o paseos? ¡Estaré encantada de añadirlas a la lista para crear una base de datos increíble!

Últimos Artículos

Cuando ruge la Procesionaria

En sábadoooo, es sábadoooo… Xula sabe que es sábado y me lo hace saber despertándome a lametazos y mirándome fijamente a solo dos centímetros de mi cara para que me levante. Vale, vale… váaaaamonos!! Tralariiiii, tralaraaaaaaaa… con la correa a la calle que se vaaaaa… Hoy la dejo escoger a ella...

leer más

Cuando te topas con el “loco de los perros”.

¿Qué día es hoy? ¡Sábado! (o domingo), ¿¡Qué toca hoy!? ¡PASEO!, ¿¿¿y que vamos a hacer??? ¡¡PASEAR!!!… que bién, que bién… te vas con tu perrete guapo, ¡Tralaríiii, tralaraaaaa, nos vamos a pasear!, vamos para allá. Llevamos un rato paseando, que alegría, que alboroto… hemos visto a diferentes perros, olisqueada...

leer más

Cuando tu perro pisa un chicle

¡Vamos para allá! ¡tralarí, tralaraaaaa! Hoy es sábado y vamos a ir por otro lado, vamos a innovar, vamos a ver a donde nos lleva ese camino que no hemos cogido… un caminito esfaltado súper bonito… Nuestro perruco va a paso ligero, todo tieso, mirando a todos lados con la...

leer más

Cuando tu perro se pone a comer caca

Un día más, toca uno de aquellos paseos que tanto nos gustan, “tralariii tralaraaaa”, contentos con nuestro perro, que ahora huele por aquí, hace pipi por allá… ahhh… que bonito, ahora que ya ha vaciado, puede andar más seguido y no buscando tanto un lugar donde marcar o donde soltarlo...

leer más