Cuando ruge la Procesionaria

perro-orugaEn sábadoooo, es sábadoooo… Xula sabe que es sábado y me lo hace saber despertándome a lametazos y mirándome fijamente a solo dos centímetros de mi cara para que me levante. Vale, vale… váaaaamonos!! Tralariiiii, tralaraaaaaaaa… con la correa a la calle que se vaaaaa…
Hoy la dejo escoger a ella porque no tengo muchas ganas de pensar y si, si… vaya si me lleva… ¡como un rayo vamos! Para el parque del Guinardó directa (si queréis ver la ruta está en clicando en este enlace: http://caminandog.com/ruta/marchando-una-de-montanita-urbana-por-el-guinardo/). Estamos a Febrero pero la temperatura (pese a que hoy a bajado un poco) podría hacer pensar que estamos en primavera y eso… tiene consecuencias. Subimos por la primera parte del parque, donde hay una pequeña piscina y una explanada y mi intención es quedarme allí, pero no, parece ser que Xula hoy tiene ganas de marcha y me lleva hasta más arriba… Mientras vamos andando me fijo en los pinos… si, he oído que con esta temperatura la llamada Procesionaria del Pino (aunque a mi me gusta llamarla “orugaspeludastocapelotas”), ha salido en manada y parece que se acabe el mundo para ellas porque aparecen hasta en las aceras… Así que por precaución, me fijo tanto en el suelo como en los pinos… Xula, en su ignorancia canina pasa de todo, olisquea por aquí, por allá, se zampa algo que no sé que es y de repente un grito y una persona que baja corriendo con el perro a toda velocidad “¡Mierda de orugas, mierda de orugas!” va diciendo… bueno… miraremos mejor no sea caso que… otra mujer con el Chihuahua en brazos “¡nena cuidado con las orugas! ¡Mi Chihui acaba de lamer una! ¡Aigh Dios mio! ¡Aigh Dios miooooo!”, yo que alucino… Xula que me mira… yo que la miro… durante cinco segundos creo que las dos dudamos si seguir hacia adelante o que… pero ella finalmente pone la trufa en el suelo y sigue subiendo… me adelanto… tengo que rastrear el terreno antes no lo haga ella… y otro dueño con su perro “Corre, correeeeeee… que se te hincha por momentos!”, un cocker con la napia cada vez más gorda… Me da la sensación que a medida que subimos nos acercamos a un huevo enorme de donde salen orugas de diez metros cada una… pero no nos amilanamos y seguimos subiendo… En un momento de ascenso, tenemos que pasar por una parte del camino donde los pinos hacen una especie de puente por donde tenemos que ir por debajo y el sol casi no entra, está todo casi en penumbras… son solo un par o tres de metros, pero por si a caso miro a Xula… “Xula… a la de tres nos ponemos a correr para pasar esa boca de lobo… fijo que las orugas se lanzan contra nosotros como si fueramos otro pino…”, Xula parece que me entiende… da un par de vueltas sobre si misma como intuyendo mi nerviosismo o sabiendo que allí hay algo y se pone en posición…” vamos alla… una… dos… ¡tres!”, Xula parece que me ha entendido y empieza a correr como si la persiguiera un perro rabioso… me pasa por delante y mientras vamos corriendo por esa zona llena de pinos, miro a los lados y empiezan a aparecer bolas que se mueven y orugas que van saliendo de alli y se van posicionando en fila para cruzar al otro lado como si fuera un desfile de carnaval… “¡Corre! ¡Corre!”, parece que Xula me entiende y no para hasta llegar casi al final del parque… cuando nos detenemos miramos hacia atrás… las orugas ya cruzan todo el camino y parece una lengua que va hacia nosotros… “tira… tiraaaaaa… ¡que estas vienen!”, me siento como Sigourney Weaver en Alien (la primera parte que da más cosita el bicho), el corazón nos late a toda prisa… nos vamos por piernas/patas de allí y estoy por poner un cartel de 50 metros de largo en la entrada del parque donde ponga “señores dueños de perros, cuidado con las orugas”… ¡son tremendas!

Que hacer cuando a un perro le toca una oruga

Lo que tenemos que hacer cuando a un perro le toca una oruga es fácil, IR CORRIENDO AL VETERINARIO, antes por eso hay un remedio casero que va muy bien y que podéis llevar encima… una pequeña botellita con una mezcla de vinagre (1/3) y agua (2/3). Si al perrete le toca la oruga le tirais esa mezcla donde le haya tocado (sin rozar con la mano ni nada, solo tirando el líquido, o esparcireis la inflamación) y vais directos al vete… no se puede hacer mucho más… allí ya le pondrán cortisona o lo que haga falta… tened cuidado porque si se las comen la cosa se complica por razones obvias (inflamación de la traquea o de la lengua y ahogamiento del perro). Lo importante es ser rápido… así que…¡Id con ojo por favor! Cuando ruge la procesionaria nadie sabe lo que puede pasar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *