Las madres cagonas y/o súper protectoras de sus hijos

madrescagonas

Vamos tan tranquilos por la calle… “tralariiii tralaraaaaa”, cuando de repente nuestro perro se para para olisquear las barras que separan el parque infantil, le dejamos oler. Pero de repente se oye a lo lejos una madre, agarrando en brazos a su hijo y diciendo “el gos no pot estar aquí…” y educadamente la mandamos a la mierda… jeje… es broma, le decimos que es un momento, que el perro no va a entrar al parque, pero ella insiste, agarrando tan fuerte a su hijo que no se da ni cuenta que el niño está empezando a ponerse morado “no, no… pero es que el gos no pot estar en aquestes intal.lacions”… pfffff… respirad hondo, porque hasta que no te vayas van a estar remugando. El niño, que ha empezado a ponerse azul ni se ha dado cuenta que hay un perro, porque bastante tiene con poder respirar…
Este tipo de madres son las madres cagonas. En realidad son ellas las que tienen miedo de los perros y este miedo se lo pasan a los niños, que serán los futuros niños que corren y chillan como histéricos cuando ven que se acerca un perro a un kilómentro de distancia. Ellas se sienten protegidas en el área de juegos de su hijo y no lloran y patalean cuando ven a un perro que se acerca demasiado porque tienen que dar ejemplo… y lo dan, pero erróneo. Compadecedlas, porque con los más de cien mil perros que hay en Barcelona, su nivel de ansiedad debe estar por las nubes y lo único que pueden hacer es esconderse en un parque infantil y considerar que en esa zona son azúcar y que no puede acercarse nada que tenga cuatro patas y que no sea su hijo gateando (o el hijo de otras “mamás”). Así que haced una amplia sonrisa, y apartad al perro, no sea que os monte una escena histérica y llegue al extremo de decir que llamará a la policia… dadle unos minutos de calma y apartaros… es la mejor manera de que su pobre hijo vuelva a respirar.
Otra modalidad de estas madres es la “mamá” repelente que todo lo sabe y que, como sabe que un perro no puede estar en un parque infantil, ella, que sabe mucho, va y lo suelta… y con la ley en la mano se siente poderosa. Estas madres no tienen miedo de los perros, tan solo odian a todo aquel que no cumple las normas, porque se consideran perfectas y súper guays de la muerte. Su nivel de estrés también es alto, porque basarse en la constitución, en las ordenanzas y criticar todo lo que no entra en estos volúmenes de reglas, es muy duro.

Tened cuidado con las madres cagonas y/o súper protectoras de sus hijos, te pueden amargar el día o incluso el mes si les pasa por la cabeza el denunciarte por la cara… snif… que te llegue una multa a casa es lo peor… y más cuando te piensas que va a ser de coche (un coche que no tienes) y luego es por alguna parida del perro.

2 thoughts on “Las madres cagonas y/o súper protectoras de sus hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *