¡Hoy ruta no muy larga… hoy toca Sant Martí!

Ruta corta debido al mal tiempo, repetimos uno de los parques (Clot de la Mel) pero vemos otro nuevo, el de Sant Martí y un par de zonas de ocio canino alternativo. ¡Ruta tranquila!

Mapa de la Ruta

Primera Parada

Hoy vamos un poco a la desesperada. El día que hicimos la ruta no estaba muy fino y no me atreví a irme muy lejos, no sea que nos pillase la lluvia y venga corriendo para casa… ¡¡y con la facilidad que tengo yo para caerme de bruces!! En fin, que empezamos bajando Navas, cruzando la Meridiana y tres calles después nos encontramos con el parque del Clot de la Mel (que ya visitamos en la ruta del El Clot) –FOTO 1, FOTO 2, FOTO 3 y FOTO 4– este será el único parque en el que veremos el pipi can, que ya dije en su momento que, aunque pequeño, encuentro acogedor… No me extenderé mucho en esta plaza porque ya la expliqué y tampoco es plan de repetirse y hacerse pesada… jejeje… Sólo deciros que es una plaza bastante amplia y con poco tráfico en los alrededores, cosa que da mucha tranquilidad para soltar a Xula…. (no señor urbano… esto que está leyendo no es cierto… SIEMPRE llevo a la perro atada… jejeje).

Segunda Parada

Al salir del parque, vamos hacia la derecha por la calle Concili de Trent y al siguiente cruce giramos a la izquierda por Bac de Roda… Subiendo encontramos una pequeña plaza… muy pequeña, es la Plaça de Victòria Kent, pero es totalmente apta para que los perros den una vuelta en un momento de urgencia…  –FOTO 5 Y FOTO 6– lo malo es que muy cerca hay un parque infantil (Aquí os aviso de otro ¡CUIDADO! y que no son los abuelos jugadores compulsivos de petanca… Son las madres con hijos pequeños que juegan en el pipi can de niños y que suelen mirar mal si se acerca mucho un perro… suelen decirte mientras cogen al niño como si acabaran de ver una rata de tres metros, que te lleves el perro porque allí no puede estar… OJO con estas madres… se identifican fácilmente porque suelen tener cara de pavas -suele ir unido a una indumentaria bastante clásica pero intentando ir de liberales, aunque el cuello con puntillas las delata- pero en el fondo tienen una mala leche de narices… y eso se puede comprobar cuando ponen los ojos inyectados en sangre cuando ven a un pobre perro que lo único que quiere es oler el culo de su hijo pensando que a lo mejor pertenece a su especie… y no es raro que lo piensen… los bebes andan a cuatro patas, babean y no se les entiende nada cuando hablan… así que es un error común pero que esas mujeres no entienden…), en fin, tan solo aseguraros que no hay madres pavas por los alrededores… ¡Por cierto! El suelo es muy gustoso, parece que andes por la luna (que no se si debe ser así andar por la luna, pero a mi me gusta imaginármelo como si fuera eso…), ¡parece que botes!, ¡está como acolchado! -Inciso absurdo que nada tiene que ver con el objeto de este texto…-. 😀

Tercera Parada

Salimos de la mini zona de ocio canino y giramos a la derecha por la Rambla de Guipuscoa. Tras cinco calles aproximadamente volvemos a girar a la izquierda y allí ya podemos ver el parque principal al que vamos a ir hoy… El Parc de Sant Martí. Este parque es grande, sin cuestas, con mucho espacio para que los perros corran, con un pequeño lago artificial sólo entrar donde, como no, Xula hace el amago de entrar… entonces le eché bronca para que no entrara, aunque, pensándolo ahora la podría haber dejado entrar, así si llega a llover no nota la diferencia… 😀 , en fin, como iba diciendo, tiene mucho espacio para correr y siempre hay gente con perros por la zona –FOTO 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17-. Desgraciadamente el tamaño del parque se ha reducido bastante gracias a las fantásticas obras del AVE – FOTO VIAS AVE-, que con un poco de suerte, verán finalizados nuestros hijos en edad de jubilación…  –FOTO 18:)

Cuarta Parada

Salimos después de un rato de correr y jugar por la parte trasera del parque, tras pasar una zona de juegos para niños (¡¡Corred y  no miréis atrás!!) y aparecemos en el carrer de l’Agricultura. A partir de aquí lo que hay que hacer es cruzar las vías del tren, pero por el Pont del Treball Digne (estaban pensando si tirar el puente y hacer uno de madera reciclada y que se llamara “Pont del Treball Precari”, pero al final pensaron que con el AVE no pegaba esa estructura… :P) En fin, que cruzamos el puente y llegamos a la calle Berenguer de Palou, vamos hacia la derecha hasta la calle Ferrán Turné, es una calle sin salida por la que vamos y antes de acabar la calle a mano izquierda esta la Plaça de Kobe (FOTO 19, FOTO 20 y FOTO 21). Es una zona peatonal con partes de césped donde podemos dejar al perro sin problemas. Es otra de las zonas de Ocio Canino Alternativo que hemos encontrado.

Si hubiésemos tenido más seguridad en que haría mejor tiempo habríamos ido otra vez al Parque de la Pegaso (que hemos visto también en otra ruta) que nos quedaba muy cerca de donde estábamos, pero preferimos ir sobre seguro y volver a casa callejeando (de ahí las extrañas formas que aparecen en el mapa… jejeje).

Conclusión

Un paseo tranquilito, pero con paradas interesantes… el riesgo de lluvia impidió que me fuera un poco más abajo de donde estábamos y ver la Plaça de la Palmera… pero vamos a volver, ¡así que sin problemas!

Barrio:
Sant Martí
Distancia de la Ruta:
7
Duración:
3
Dificultad:
Fácil
Parques Visitados:
4
Pipi Can:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *