El típico dueño del “Tranquila, que mi perro no hace nada”

típico dueño

típico dueño

 

Otro fantástico día de paseo, “tralariiii, tralaráaaa…”, hoy todo está saliendo bien, no hay mucha gente, no hace mucha calor, tu perro está tranquilo y tú más… Nos hemos cruzado con un par de perros encantadores, que lo único que han hecho ha sido olisquear el culo de Xula, y Xula, por educación, ha hecho lo mismo… no ha habido excesivo feeling, pero si cordialidad… el perro se ha dado cuenta que mi perra está castrada (ya no interesa) y Xula se ha dado cuenta que el perro va más salido que el pico de una plancha (tampoco interesa), así que nada, disimuladamente los dos hacen ver que el olor del suelo es más interesante y se apartan. Saludo corto y sonrisita entre dueños y adiós muy buenas.

Pero el tercer perro que nos encontramos no es del mismo estilo. Para empezar vemos que a lo lejos se acerca algo a toda velocidad, parece que va solo pero no… unos cinco metros atrás va su dueño con una correa extensible, creo que se ha dado cuenta que con una correa de cuerda normal y corriente acababa con agujetas en los brazos de tanto estirarlo hacia él. El perro es un buenazo bobalicón, de esos brutotes que se abalanza literalmente sobre Xula, a mi no me ha dado tiempo a reaccionar y sólo oigo a lo lejos al dueño que dice: “¡tranquila, que mi perro no hace nada!”, mientras sonríe y sigue con su paso calmado . Xula, inmovilizada por la llave de judo del recién llegado me mira pidiendo socorro, no puede ni ladrar y yo no puedo con el perro, al que educadamente intento apartar, pero que debido a su peso, no puedo mover ni un centímetro. Por fin llega el dueño y se para al lado sin hacer nada y sonriendo: “¡Es que le encantan los perros!” (¡pues le podrían gustar las farolas y que se estampara de la misma manera contra una! -pienso yo-) y el tío sigue sonriendo mientras el otro lame, huele y acosa a mi perra, que se ha resignado a tener a la bola encima ya que no puede hacer nada. El perro sigue allí y yo intento apartarlo, el tío me mira y me dice “Es muy juguetón…”, esto… vamos a ver… no entiendo que es lo que no ve este hombre porque yo lo veo muy claro… su perro está machacando (obviamente no lo hace a mala leche) literalmente a mi perra y el tío tonto se ríe y lo justifica!

Mmmm…”¿Puedes sacar a tu perro de encima de mi perra, por favor?”, al hombre se le quita la risita de golpe, me mira mal, coge a su perro y se larga… Xula se ha quedado planchada en el suelo, creo que se ha roto la tercera vertebra y se le ha agujereado el pulmón con las costillas… Pero no… confirma que el perro se ha largado y se levanta de golpe y me tira en dirección contraria… desde entonces mi perra cada vez que ve algún perro que viene hacia ella se hace la muerta como si fuera una zarigüeya.

 Tu vs “el típico dueño”

Cuidado con este tipo de dueños, no son malos, pero son unos ignorantes de la fuerza que tienen sus perros y de como tienen que sociabilizarse entre ellos. A ese perro le van a partir la cara más de una vez y estoy segura que su dueño también se reirá y seguirá diciendo que su perro está jugando. Sólo nos podemos apartar de ellos y que sigan su camino hacia el aislamiento total.

2 thoughts on “El típico dueño del “Tranquila, que mi perro no hace nada”

  1. Consuelo

    Te faltó comentar el momento enque las q tenemos perros( antipáticos) no nos da tiempo a decirles ” tu perro no hace nada pero el mío le va a saltar al cuello”
    Demasiado tarde …. Mi perro ya la lío. Lo tiene al perro tirado en el suelo panza arriba y el encima enseñando los colmillos…

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *